Killer

En el bar me esperaba Mariela, que acababa de cortar con el novio. El virgo dejó el Facebook abierto con cinco pestañas de chats y sendas fotos de su pijita.

Killer – Capítulo 2

El jefe me tocó una teta en el primer día de trabajo.

 

Me aplicó la mano muerta después de darme el saludo inicial, mientras explicaba la manera correcta de usar el dispenser, algunos trucos del Excel y una guía breve para triunfar en la vida.



La técnica de la mano muerta tiene cuatro pasos. Primero te agarra del hombro para darte confianza.

 

A medida que te habla, deja caer la mano de a poco sin dejar de mirarte a los ojos. Cuando te está diciendo lo más importante o arranca a hacerte una pregunta que requiere toda tu atención, te roza una teta con los nudillos.

 

Y enseguida hace otra pregunta o saca otro tema para que no te detengas en el incidente.

 

No muchos saben aplicar esta técnica y prefieren la del codo, pero aunque sean profesionales, aunque estemos ante El Rozador Dorado, siempre nos damos cuenta.

 

Quejarse es difícil porque la hacen pasar por accidente. Más aún si se trata del nuevo jefe.

 

En mi escritorio me dejaron un Nugaton al lado del teclado como bienvenida.

Capítulo 3 ►
TermoKiller – Capítulo 2