El Rey Carlsen

El ruso vino a hacer un papel decoroso, aguantar los trapos y tratar de tener una chance en algún descuido. Pero Carlsen vino a destrozar para demostrar que es el mejor del mundo.

El Rey Carlsen – Capítulo 5

Sorpresa del underdog

La supervivencia de Karjakin atrae más público ruso al Fulton Market. Por primera vez en 7 partidos, Sergey abre con el peón de la fila de dama. Eso augura un partido más cerrado, pero también distinto al de los seis primeros empates. Los rusos se ilusionan.

 

Carlsen se equivoca y pierde un peón. Judith Polgar, la única mujer que le ganó a Kasparov, hace de periodista para el público y no lo puede creer.



El campeón aguanta y saca tablas con un final de torres y alfiles de distinto color, que suelen ser empate por más que uno de los dos jugadores tenga hasta dos o tres peones de más, porque los afiles de uno y otro nunca se van a cruzar en el tablero. Es el tercer partido consecutivo que Magnus sale a aguantar.

 

En el partido 8 Karjakin llega un minuto antes de la partida. Se lo nota menos ansioso que su rival que, con blancas, gasta más tiempo de lo habitual. Magnus siempre lleva la ventaja en el reloj, contra cualquier jugador. Es campeón del mundo en partidas rápidas, que se juegan con 25 minutos en el reloj para cada jugador. También es el mejor en blitz, con 5 minutos para cada uno.

 

Esos títulos no sirven para nada ahora: Magnus se equivoca apurado por el reloj y pierde con blancas. A la salida, Karjakin declara que Carlsen sobreestimó su posición y pudo haber defendido mejor. El campeón se retira sin hablar con la prensa. 40 mil dólares de multa.

Capítulo 6 ►
TermoEl Rey Carlsen – Capítulo 5