El Rey Carlsen – Capítulo 3

[vc_row overlay_opacity=»0.4″ background_image=»729″][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][heading text_color=»text-light» header_align=»center» margin_top=»40″ margin_bottom=»10″]El Rey Carlsen[/heading][bordered_divider divider_color=»#ffaa6a» margin_top=»10″][vc_column_text text_color=»text-light» margin_top=»0″ margin_bottom=»40″]

El ruso vino a hacer un papel decoroso, aguantar los trapos y tratar de tener una chance en algún descuido. Pero Carlsen vino a destrozar para demostrar que es el mejor del mundo.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»2/3″][heading]El Rey Carlsen – Capítulo 3[/heading][vc_column_text]Lo Sobra Carlsen

Las partidas 3 y 4 duran cerca de 7 horas, Carlsen sigue su manual: presiona hasta el hartazgo y con una paciencia sádica pese a tener una ventaja mínima por la que la mayoría de los grandes maestros firmarían un empate sin dudar.


Carlsen transforma las ventajas mínimas en posiciones que ganaría si no fuera porque el ruso es uno de los jugadores que mejor se defiende en el mundo.




Pese a tener un caballo de más en la partida 3 y una mejor posición durante 94 movidas en la partida 4, el campeón sólo consigue empates. Está fastidioso y lo hace notar en la conferencia de prensa, en donde, a 20 centímetros de Sergey, dice que él prefiere atacar antes que defenderse.


En otra de sus armas del metajuego, Magnus se tira a dormir una siesta en el camarín durante la partida. Sabe que su rival se va a enterar.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]

Todos los Capítulos:

[/vc_column_text][vc_column_text margin_top=»30″ margin_bottom=»30″][/vc_column_text][vc_column_text]


[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][bordered_divider margin_top=»30″ margin_bottom=»30″][/vc_column][/vc_row]